$(document).ready(function () { $('.carousel').carousel('cycle'); });
  
   Mi cesta: 0 productos

Manteles de Altar

Manteles litúrgicos o de altar a la venta. Conoce nuestro catálogo y añade belleza a la celebración de la Santa Misa con nuestros modelos.

Los manteles litúrgicos o de altar añaden belleza a la celebración de la Santa Misa al decorar los altares de las iglesias.

Ver más

Su utilización se remonta al siglo IV. Posteriormente, en el siglo IX, se convierte en costumbre la utilización de tres manteles, lo cual se convierte en obligatorio desde el año 1912.

La razón de que sean tres manteles los que se utilicen, se debe a que si la Sangre de Cristo se derramase por accidente podría ser absorvida por los manteles antes de llegar a la piedra de altar.

La celebración de la Misa sin manteles de altar sólo sería autorizada de ser la única forma de dar la opción a los fieles de asistir a la Misa dominical o de darle el viático a un moribundo.

Los manteles para mesa de altar han de estar confeccionados con lino o cáñamo y se ha de tener gran cuidado con su limpieza. Antes de ser utilizados para la celebración de la Misa han de ser bendecidos por el obispo o alguien que tenga tal facultad. 

Los dos manteles inferiores deben cubrir toda la superficie del altar, tanto en longitud como en anchura, siendo válida la utilización de un sólo mantel inferior doblado que ha de cubrir el altar dos veces.

El mantel superior debe ser único y ocupar igualmente toda la superficie del altar.

Bajo los tres manteles de altar se colocará un chrismale, que es un mantel de lino encerado por su lado inferior (con restos de velas de cera) y que será del tamaño exacto de la mesa de altar. Su objeto es el de evitar que se manchen los tres manteles con el aceite usado en la consagración y mantener los manteles secos de la humedad de las iglesias más húmedas.