Tapiz Icono Bizantino Virgen Perpetuo Socorro

Tapiz Icono Bizantino Virgen Perpetuo Socorro
Tapiz Icono Bizantino Virgen Perpetuo Socorro
Disponibilidad: En stock
Ref: 056012 Tapiz Religioso

25,00€

IVA incluido

(1.000 Kg.)

Artículos religiosos en stock. Producto preparados para ser enviados. Entrega en 24/72 h. en compras online realizadas antes de las 14.00 h. (de Lunes a Viernes). Válido para ventas a la Península Ibérica y Baleares.

Tapiz religioso - Icono bizantino Virgen del Perpetuo Socorro

  • Tapiz decorativo de la Virgen del Perpetuo Socorro. 
  • 50 cm. de anchura. 
  • 70 cm. de altura. 
  • Confeccionado en algodón y viscosa. 
  • Tapiz realizado basándose en el famoso Icono Bizantino de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. 

Icono Bizantino de la Virgen del Perpetuo Socorro. 

Los iconos bizantinos han alcanzado gran popularidad a lo largo de la historia. Son conocidos en todo el mundo por su sencilla belleza y profunda invitación a la búsqueda de Dios. Uno de los más admirados es el Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (también conocido por Icono del Perpetuo Socorro o Icono de la Virgen del Perpetuo Socorro).

El Icono del Perpetuo Socorro original mide 53 cm. de alto por 41,5 cm. de ancho y está pintado sobre madera. 

El Icono está lleno de simbolismos y significado. Una preciosa catequesis centrada en el Misterio Pascual: nacimiento, vida, pasión, muerte y Resurrección de Cristo. 

Pueden contemplarse cuatro figuras: La Virgen y el Niño Jesús en el centro; y los arcángeles San Miguel y San Rafael, en los laterales. Además podemos ver las abreviaturas de los nombres escritos en griego. 

La Virgen está representada de pie pero solo podemos apreciar medio cuerpo. Viste túnica roja y un manto azul marino con vueltas verdes. Lleva una redecilla que recoge su pelo de color verde. Sobre la frente lucen dos estrellas doradas.

El Niño Jesús descansa en el regazo de su Madre. Agarra con fuerza la mano de la Virgen porque algo le ha asustado. Está representado justo en el centro del cuadro y podemos ver su cuerpo entero. Uno de los detalles de mayor simbolismo del cuadro es la sandalia del Niño Jesús, la sandalia que casi se cae pero permanece unida al pie por una pequeña correa. Se representa de este modo que siempre queda una esperanza, que desde el punto de vista teológico es la Iglesia, en la que siempre encontraremos protección y amor.

San Gabriel sostiene una cruz griega de doble travesaño y cuatro clavos, símbolos de la Pasión. San Miguel, la lanza y la esponja, también símbolos de la Pasión.